Café de Madagascar: Una parte esencial de la vida y la cultura

5 minutos
Café de Madagascar: Una parte esencial de la vida y la cultura

Madagascar es un país insular ubicado en el Océano Índico, además de ser el cuarto país insular más grande del mundo. Rompiendo con el subcontinente indio hace más de 88 millones de años, se ha permitido que las plantas y los animales evolucionen en relativo aislamiento: más del 90% de su vida silvestre no se puede encontrar en ningún otro lugar de la tierra.

Ahora una de las otras cosas que son garantizado que se encuentra allí (puede ver a dónde vamos con esto …) es el café. Para la gente de Madagascar, el café es una forma de vida, un verdadero obsesión nacional. Los malgaches se dedican a la producción y consumo de la bebida con cafeína favorita del mundo.

¿Cómo llegó el café a Madagascar? ¿Juega un papel importante en la sociedad? ¿Y cuáles son algunas de las características únicas de su cultura cafetera?

Una breve historia del café de Madagascar

El café se introdujo por primera vez en la isla vecina de Madagascar: Reunión, anteriormente conocida como Isla Borbón. Este café era de Etiopía y tuvo cierto éxito antes de un rápido declive. Como haría cualquier agricultor trabajador, estos criollos de la Reunión llevaron las plantas a Madagascar y continuaron la producción de café allí.

Sin embargo, los colonos franceses llegaron a Madagascar en 1895 y rápidamente asumieron el control de la producción de café. Las políticas coloniales hicieron del café el principal producto de exportación de la isla en la década de 1930. Una ventaja fue que promovieron involuntariamente la producción en pequeña escala de los indígenas malgaches.

Pero un levantamiento en 1947 entre los franceses, los criollos de la Reunión y los nacionalistas malgaches nativos por los recursos llevó a uno de los episodios más sangrientos de la historia colonial francesa. El conflicto entre estos dos bandos opuestos ha dejado profundas cicatrices en la sociedad malgache.

La independencia de Madagascar se produjo en 1960 y hasta la década de 1980 fue uno de los mayores exportadores de café de la isla. Durante este período, Madagascar fue el octavo productor mundial de café por volumen.

Junto con el café, también se exportan clavo, vainilla y arroz; la mayor parte de este cultivo es de subsistencia. Los agricultores cultivan principalmente lo que pueden para alimentar a sus familias y venden el excedente en los mercados locales.

El café en sí

El café cultivado en Madagascar ha cambiado con el tiempo. Si bien lo que solía cultivarse en el país era principalmente robusta de grado bajo, ahora ha aumentado la cantidad de frijoles arábica de grado superior. Alrededor del 90% del café producido en Madagascar sigue siendo robusta, pero ahora el arábica ocupa el 10% restante.

Los granos de café robusta exportados desde Madagascar ahora se consideran de alta calidad. La mayor parte de la robusta se exporta a Francia.

La robusta se cultiva en áreas tropicales del país a altitudes de 100-300 m en la costa este en la región de Vatovavy-Fitovivany, Antalaha, Tamatave también en Nosy Be en el noroeste cerca de Ambanja y por el río Sambirano.

El arábica se cultiva a mayor altitud en las tierras altas centrales, en la provincia de Antananarivo y cerca del lago Alaotra.

Produciendo el café

Las pequeñas granjas familiares dominan la escena en Madagascar. Estos agricultores dedican el tiempo y el esfuerzo necesarios para garantizar un buen producto. Las cerezas de café se recogen a mano antes de lavarlas y secarlas al sol.

La mayoría de los cultivos aquí, incluido el café, se producen orgánicamente como lo han sido durante cientos de años, pero no tienen Certificación. Al mezclar cultivos y confiar en fertilizantes naturales y silvestres, estos agricultores se aseguran de que el café se cultive de la manera más saludable posible. Esto fomenta la biodiversidad y el uso continuo de controles de plagas silvestres, a fin de minimizar la contaminación del entorno natural.

El éxito de Madagascar en la exportación de otros cultivos de alta calidad como la vainilla ha creado optimismo de que sus granos de arábica causarán una impresión en el mercado internacional de cafés especiales. En 2017, Madagascar exportó 1.600 toneladas de vainilla preparada, con un valor de más de $ 680 millones: ¡aquí está el café que alcanzará estos grandes números algún día!

La Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) ha trabajado arduamente para brindar ayuda a los agricultores de frijoles robusta y arábica en Madagascar y promover sus éxitos.

Se han creado nuevos centros de capacitación y procesamiento para mostrar nuevas técnicas centradas en el cultivo del café, el tostado de granos y métodos de cultivo alternativos y sostenibles.

Una industria única (¿y latas de leche condensada?)

Si alguna vez se encuentra en el campo, una cosa es segura: no necesitará buscar por mucho tiempo para descubrir algunos excelentes granos de café verde. Estos se venden en todo Madagascar en los mercados donde tradicionalmente se saca de grandes sacos con latas de leche condensada de 390 g.

Sí … estamos de acuerdo en que puede parecer una forma extraña de calcular la cantidad de café, pero escúchanos. La leche condensada es muy popular en Madagascar, lo que significa que estas fiables latas se encuentran en todas partes. Todo el sistema de compra de café en estos mercados locales se basa en primicias.

El café verde no es el único tipo de café que se vende en estos mercados: el café elaborado está en todas partes y es una fuente esencial de ingresos para muchas personas en Madagascar. Esto es particularmente cierto para las mujeres: en África subsahariana, 51% de todas las trabajadoras fuera de la agricultura operan vendedoras.

Café de Madagascar

Jugando un papel importante

Dado que son personas tan amantes del café en Madagascar, estos vendedores tienen un propósito esencial, particularmente para aquellos que no pueden permitirse beber en cafés exclusivos. Estos puestos improvisados ​​se pueden encontrar en todas partes y siempre están listos para cuando sea el momento de volver a tomar cafeína.

Pero no es solo café lo que ofrecen estos proveedores. Dado que una gran cantidad de personas en Madagascar carecen de alimentos y de combustible para cocinar, muchos también dependen de estos vendedores para obtener alimentos. Los pasteles de arroz tradicionales que se sirven junto con el café proporcionan un sustento muy necesario para estas personas.

Trabajar como vendedor es un trabajo exigente con poco rendimiento; rara vez los vendedores pueden ganar lo suficiente para brindar una educación estable a sus hijos, pagar una vivienda de calidad o atención médica. Sin embargo, son esenciales para las comunidades locales de Madagascar, ya que proporcionan el sabor siempre importante de una taza de café caliente.

Orgullosamente apasionado

Los agricultores de Madagascar están utilizando métodos tradicionales para producir un café de excelente sabor que saben que será apreciado por su sabor tanto en sus costas como fuera de ellas.

El café es más que un estímulo aquí, es un estilo de vida. La gente de Madagascar no solo depende de él para comenzar sus días, sino que muchas de sus vidas también dependen de él. Es un cultivo esencial que ha sido durante mucho tiempo parte de la historia y la identidad de Madagascar y que seguro que no cambiará en el corto plazo.